Tíbet
Quiénes Somos
Compartir:

Tíbet, está situada al suroeste de China en el Asia Central con un territorio de 2.5 millones de km2. Rodeada de las cordilleras de mayor altitud en la tierra, es considerado el Techo del Mundo. Hace frontera con India, Nepal, Bután, Birmania y China.

Su capital es Lhasa, cuenta con una población de 6 millones de tibetanos y un estimado de 7.5 millones de chinos. Provincias U Tsang (Tíbet Central), Amdo (Tíbet N.E.) Kham (Tíbet S.E.). La economía tibetana es predominantemente la agricultura y la crianza de animales.

Su idioma es Tibetano (de la familia Tibeto-Birmana) aunque actualmente el idioma oficial es el chino.

La Bandera Nacional del Tíbet está compuesta por Leones de nieve con rayos rojos y azules.

El Gobierno en el exilio es parlamentario.

El estatus legal de Tíbet es ocupado (Invadido).

Hasta 1949, los tibetanos vivieron en relativo aislamiento dedicados al pastoreo, el comercio y la práctica de su tradición espiritual: Budismo. Sin embargo, la invasión por parte de la República Popular China irrumpió la relativa tranquilidad en la que vivían los tibetanos tras los Himalayas.

El Conflicto

En 1949 las tropas chinas invadieron Tíbet, llevando a un repentino y violento término los siglos de antiguo aislamiento del Tíbet detrás de los Himalayas. El sello único del Budismo de Tíbet conformaba el núcleo de la cultura y sociedad tibetanas, un contraste radical al dogma materialista antirreligioso de los comunistas chinos.

Inmediatamente después de la invasión, el Dalai Lama, el líder espiritual y temporal de Tíbet, y casi 100.000 tibetanos huyeron al exilio en India. En los años siguientes, la notable cultura y los habitantes de Tíbet han sido perseguidos sistemáticamente Alexander Solzhensitsyn describió el dominio de China en Tíbet como “más brutal e inhumano que cualquier otro régimen comunista en el mundo”.

La destrucción de la cultura de Tíbet y la opresión de su pueblo fue brutal durante los siguientes veinte años tras el levantamiento. 1.2 millones de tibetanos, un quinto de la población del país, murieron como resultado de las políticas de China; muchos más se consumieron en prisiones y campos forzados; y más de 6.000 monasterios, templos y otras construcciones culturales e históricas fueron destruidos y sus contenidos saqueados.

En 1980, Hu Yao Bang, Secretario General del Partido Comunista visitó Tíbet – el primer oficial superior en hacerlo desde la invasión. Alarmado por la magnitud de la destrucción que vio allí, solicitó una serie de reformas drásticas y una política de “recuperación”. Se dijo que su renuncia obligada en 1987, fue en parte resultado de esta visión sobre Tíbet. La moderación de las políticas de China en Tíbet llegó muy lentamente después de 1979 y permanece severamente limitada.

El Gobierno Tibetano en el Exilio

Hoy en día y después de más de seis décadas en exilio, la comunidad de refugiados tibetanos – más de 120.000 personas – ha logrado reconstruir sus vidas en un entorno completamente ajeno, alcanzando una autosuficiencia casi completa. La mayor parte de los refugiados vive en 54 asentamientos, incluyendo 26 unidades agrícolas, 17 agro-industriales y 11 artesanales las que se encuentran repartidas en India, Nepal y Bután. Casi todos los asentamientos cuentan con colegios primarios y secundarios, centros de salud para atención primaria y cooperativas. Además existen monasterios, conventos y templos para atender las necesidades espirituales de las personas y preservar la cultura tibetana.

La Administración Central Tibetana (ACT) se estableció con la finalidad de proporcionar un manejo apropiado para la comunidad de refugiados y principalmente, guiar la lucha tibetana por la libertad, cuya sede se sitúa en Dharamsala, a 500 Km al norte de Nueva Delhi en el estado indio de Himachal Pradesh. Durante todos estos años, la ACT ha sido el lugar de encuentro donde los refugiados - espiritualmente desarraigados pero con una firme determinación – podían reconstruir su vida y su futuro. Los tibetanos dentro y fuera de Tíbet reconocen a la ACT como su único y legitimo gobierno.

El éxito de la comunidad de refugiados tibetanos se atribuye a su ardua labor, espíritu de independencia y adaptabilidad. Esto les ha permitido aprovechar al máximo la asistencia humanitaria entregada, tanto por el gobierno y el pueblo indio, como por organizaciones humanitarias internacionales. Siendo el desarrollo institucional fundamental para el éxito de cualquiera organización o sociedad, no está de más decir que parte de la historia exitosa de los tibetanos debe atribuirse a la presencia y el funcionamiento efectivo de la ACT bajo el liderazgo de S.S. Dalai Lama.

Si quieres tener más información sobre la reconstrucción de Tibet en el Exilio, el papel del Gobierno Tibetano en Dharamsala y el Dalai Lama, visita la página spanish.tibetoffice.org. Aquí podrás encontrar información útil y actualizada sobre la Organización de la Administración Central Tibetana.

Escribe un comentario

Nota: Las opiniones aquí publicadas son por usuarios de TíbetMx. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Cada mes estaremos redactando información importante acerca de la causa tibetana. Si quieres recibir esta información: suscríbete a nuestro Newsletter y recibe la información más actualizada: noticias, eventos y nuestra Frase de la Semana.


He leído y acepto el acuerdo de privacidad
Facebook
Twitter