Temas en esta sección
Noticias
05.May.2017

Dolma Kyab

Dolma Kyab

Diez años y seis meses fue la duración exacta de la condena que en 2005 le fue impuesta por el gobierno chino al escritor y profesor tibetano Dolma Kyab, acusado de “espionaje y daño a la estabilidad del estado”. Pero la verdadera razón detrás de la detención de Dolma, reconocido entre sus amigos por su profunda preocupación en torno a la destrucción sistemática del medio ambiente en la meseta tibetana, estuvo relacionada  con el manuscrito de su autoría titulado “Restless Himalayas”.

En el libro, dedicado a sus padres, su pueblo y al Dalai Lama, Kyab explicaba a detalle información sobre la geografía, historia y religión tibetanas. Su plan era donar las ganancias obtenidas por la venta del material a la asistencia social en la educación de los niños en situación de pobreza tanto chinos como tibetanos, además de destinar también un porcentaje a los estudiantes del Tibetan Transit School, en Dharamsala, India, donde el mismo había cursado estudios.

Nacido en 1976, en la jurisdicción de Haibei de la provincia de Qinghai (el área tibetana de Amdo), Dolma Kyab estudió historia y geografía en la Universidad Normal de Qinghai, graduándose en 1999. Posteriormente realizo estudios de posgrado en la Universidad de Beijing y en noviembre del 2003, se trasladó a India donde estudió hindi e inglés. Su dominio del chino, le permitió escribir su libro en ese idioma, además de ayudarle a crear importantes lazos de amistad tanto con intelectuales chinos como tibetanos.

Al momento de su detención, ocurrida el 9 de Marzo del 2005, Dolma se desempeñaba como maestro de historia en una secundaria de la ciudad de Lhasa. Tras severas golpizas y tortura a manos de los oficiales que lo interrogaban, cayó enfermo, por lo que fue hospitalizado por un breve tiempo para después ser enviado a prisión. Tras un juicio secreto, se le condenó a pasar 10 años y medio en la cárcel de Chushur, al norte de la ciudad.

Justo la misma noche en la que escucho su sentencia, Dolma Kyab escribió una carta de apelación dirigida al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a la UNESCO y a diversos grupos internacionales de protección al medio ambiente y a los derechos de la mujer. Sacada como contrabando por otro prisionero que finalizaba su condena, la misiva explicaba la situación por la que el maestro pasaba en ese momento.

“La principal razón de mi sentencia es mi libro sin publicar. Ahí he escrito sobre democracia, libertad y la situación de Tíbet, entre otras cosas. Como no pudieron acusarme de incitar al separatismo debido al contenido, entonces me culparon de espionaje y de enviar información fuera de Tibet”.  Dolma Kyab también aclaro a través de la carta que “las autoridades chinas dijeron que por haber sugerido al gobierno Tibetano en el Exilio que pusiera más esfuerzo en proteger al ecosistema y en garantizar salud y beneficios sociales para las mujeres, yo promovía la independencia de Tibet, por lo que me impusieron este veredicto”.

“Me gustaría decirle a la comunidad internacional que fui sentenciado porque mi petición para proteger los antílopes tibetanos en peligro de extinción y mi llamado a la compasión por las sociedades nómadas de Tibet fueron interpretados como actividades pro-independentistas. Es inimaginable en estos momentos de la historia moderna, que alguien tenga que pasar diez años en la cárcel por abogar por ello. Y ellos podrán matarme, pero nunca mataran mi amor por la naturaleza y los seres humanos. Estoy determinado a seguir con estas creencias, después de considerarlo desde todas las perspectivas posibles”.

A pesar de las múltiples muestras de solidaridad recibidas por parte de la comunidad de escritores dentro y fuera de Tibet, entre ellas el  premio  Hellman/Hammet por su “compromiso con la libre expresión y coraje frente a la persecución política” en 2009 y la presea “Coraje para Escribir Liu Xiaobo” por parte del Centro Independiente Chino PEN en 2012, Dolma Kyab tuvo que cumplir totalmente su condena. Durante su tiempo en prisión, perfeccionó el inglés y el tibetano, además de encontrar en el arte un nuevo interés. Realizo cerca de cien pinturas y bocetos de personas, animales y espacios de la naturaleza.

Finalmente, el 8 de Octubre del 2015, Dolma fue puesto en libertad. Como viene ocurriendo en los últimos años con los presos políticos, tras su liberación fue recibido con gran júbilo por su comunidad, entre gritos de victoria, banderas de oración y khatas (bufandas ceremoniales tibetanas). Sin embargo, las autoridades chinas intencionalmente extendieron algunas horas su custodia para evitar que una mayor cantidad de gente lo recibiera.

Entre las secuelas de su tortura en prisión, Dolma Kyab presentaba complicaciones relacionadas con sus riñones y ulceras estomacales, además de deshidratación constante. Incluso, en fotografías recientes del profesor, sigue siendo visible su afectada salud y un prematuro envejecimiento. 

height="330"

Compartir:
Escribe un comentario

Nota: Las opiniones aquí publicadas son por usuarios de TíbetMx. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Cada mes estaremos redactando información importante acerca de la causa tibetana. Si quieres recibir esta información: suscríbete a nuestro Newsletter y recibe la información más actualizada: noticias, eventos y nuestra Frase de la Semana.


He leído y acepto el acuerdo de privacidad
Facebook
Twitter